Sin perder nada
01 de junio de 2010
 

Aún con la firme promesa de olvidar,
el corazón sigue cansado de extrañar,
los relojes parecen enemigos,
extraños soldados, despiadados minutos,
a cuenta gotas los suspiros.

El dolor se siente en los labios,
cuando el silencio se rompe con tu nombre,
las madrugadas se agotan,
se llenan de nostalgia,
se aburren esperando.

Y sin perder nada te olvido,
ahí te dejo, ya no te necesito,
¿Qué si duele? tanto que a veces no se soporta,
pero sobrevivo, amarrado a mis recuerdos,
apretando los puños,
y sigo sin perder nada,
sentado con las manos frías,
esperando a que cure el olvido.

  Julio
 
 
 
Comentarios:
 

 
Deja tu comentario:

(requerido)

(requerido)


Síguenos en Twitter
Archivo de contenidos RSS
Únete al grupo en Facebook
 
Últimos contenidos publicados:
 
 
Complices:
 

Últimos twitts: